VIDEOINSTALACIÓN – FRUSTRACIÓN II

5.

El  transcurso del proceso creativo sobre la idea de frustración ha generado muchas preguntas en torno a la formalización. Recapitulando las ideas principales donde proyectaba una perspectiva con imágenes invasivas que estaban reproduciéndose por todas las paredes, tratando que el espectador se sintiera agobiado e incluso increpado.

Una de las preguntas que surgía era la calidad, formato, resolución de las imágenes.  Dentro de mis posibilidades estaba limitado en recrear cada una de las situaciones que se me pasaban por la cabeza. En las primeras imágenes encontré pantallazos de operación cancelada o pago rechazado. Que no se trataba de imágenes en movimiento pero era un pedazo de vida cotidiana que hace reflejar dos cosas. Una la frustración que supone para un analfabeto digital no poder hacer ni siquiera una operación bancaria y la otra el no tener dinero para hacerlo. En esos momentos descubrí que la palabra escrita tenia mas poder que las imágenes en movimiento.


5.1.

Por otro lado e hilando sobre las diferencias generacionales que suponen estas dos expresiones me vino a la cabeza una cita que se encuentra en uno de los textos facilitados por la asignatura: Los inicios del video de creación (pág. 10):

«Para el primer festival Fluxus en Wiesbaden, Maciunas reunió a cinco violinistas vieneses, pero la víspera del concierto los echó a todos. Sin inmutarse, compró cinco violines y nos pidió que formáramos los cuartetos de cuerdas. Ninguno de nosotros había tocando un violín en la vida. Teníamos que componer sobre la marcha tres horas de música antiviolín. De momento estábamos bastante escasos de ideas, así que empezamos por componer los nombres de unos compositores ficticios.»

Nam June Paik (1993). Du cheval a Christo et autres ecrits. Bruselas: Leeber Hossmann.

Esta cita la leí a principio de curso y se me ocurrió una interpretación incomoda. Se trataba de darle a mi padre el instrumento con el que tantas frustraciones había experimentado en mi infancia. Y sin él tener ni idea de hacerlo sonar que lo intentase.  Me imaginaba un set como el de SOCIALIS (el trabajo anterior) y mi padre en camiseta blanca de algodón intentaba tocar un saxofón.  Esto podría ser una representación de la frustración muy potente, incomoda y sobre todo reveladora para mí.  Era totalmente factible hacerla, pero las exigencias de la asignatura eran otras. Quedó descartada pero con muchas posibilidades de ejecutarla en otro momento.


6.

Siguiendo los pasos de la publicación anterior las instalaciones de Ryiji Ikeda y en concreto spectra III (2008). Ese pasillo que experimenté en la Biennale era una especie de camino introductorio a la sabiduría o a la ignorancia. Era un borrador gigante que atravesabas para poder olvidarte de todo lo que habías visto previamente en tu experiencia vital.

De alguna manera el agobio que trasmiten las palabras hacen en muchas ocasiones huir hacia delante. Querer atravesar el mal momento, aunque puedas volverlo a intentar pero salir de ese transcurso frustrante cuanto antes, era la idea que quería trasmitir. Por eso recopilé frases que escuchas en cada momento del día o de tu vida  las cuales te hacen sentir molesto.

  • lo estas haciendo mal
  • operación cancelada
  • ¿no te cansas de intentarlo?
  • tienes que ser mas fino
  • ¿otra vez?
  • mira lo bien que lo hacen
  • no es para tanto
  • nunca haces nada bien
  • ¿eres tonto o qué?
  • ¡que decepción!
  • te lo dije
  • no hagas dramas
  • no es para tanto

Está claro que así leídas parecen las recomendaciones sobre lo que nunca debes decir a una persona con depresión o a un niño. Igualmente me propuse montar un video que permitiera leer todas estas expresiones y relacionarla estrechamente con momentos desalentadores comunes. Ahora bien, sin especificar lo que supone las enseñanzas musicales en mi proceso de aprendizaje y tratando de unificar las frustraciones desde la infancia, me vinieron a la mente las tablas de multiplicar y esa musiquita insoportable que creo que todos hemos recitado alguna vez. Por lo que trate de integrarlas, eso sí sin números, escritas.

uno por dos, es dos

dos por dos, es cuatro

Esta enumeración además de aportarle ritmo al video aproximaba la desazón común que provoca aprendérselas de memoria. También integradas en el video, entre tanta frase hecha, era como un respiro. Eso que te dicen de contar  hasta diez (otra frase hecha que podría haber integrado en la enumeración irritante).


7.

En estos momentos descarto las imágenes en movimiento grabadas, para generar un video de palabras en movimiento. Proyectado en una video instalación transitable de pantalla múltiple. Realicé un montaje aproximado mediante planos de proyección que enmarca mi idea de manera muy nítida.

Lo visualizo en una exposición donde una puerta sin ningún tipo de información te traslade a este agobiante pasaje. Una especie de corredor estrecho  previo oscuro, una oscuridad invasiva que guiándote con las manos te haga acceder a la instalación, una especie de laberinto sencillo. Una vez termine el pasadizo una espesa cortina te haga acceder a un fogonazo de luz. El acceso lo imagino sobre iluminado, que prácticamente deslumbre al público. Y de repente el espacio transitable generado a partir de una construcción con paredes que profeten las premisas hasta en el techo.

 

Este plano de situación espero ilustre de una manera mas limpia mi propuesta.

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estos pantallazos realizados en Helvética serían los textos que surgirían de los muros imitando una máquina de escribir, con un timing de unos 30 segundos cada uno.


8.

El sonido ambiente es otra de las cosas que me preocupan tanto en cuanto  que sería determinante para la progresión en la experiencia. Últimamente están circulando por la red una serie de canciones fail tocadas con flautas dulces. La flauta académica, la cual parece imposible sacarle un sonido decente. Puede ser uno de los primeros objetos que frustran la carrera musical de mas de uno desde la infancia.  Piensas que por ser dulce, su sonido también lo será. Por seguir con el nexo infantil en la obra me hubiera gustado integrarla durante el transcurso de la instalación. También el sonido de mi padre tocando el saxofón que había descrito en el punto 5.1., ese sonido generado por la inconsciencia total. Pero claro, determina tanto la lectura que habría que meditarlo.

Por un lado el silencio clínico casi de morgue, por la pulcritud de la instalación. Toda blanca hiper-iluminada, donde casi los colores se difuminarían en la luz blanca. Es algo que genera tanta inquietud como agobio. Me  atrae mas el silencio.

Una respuesta a «VIDEOINSTALACIÓN – FRUSTRACIÓN II»

  1. Hola Alejandro, llego tardísimo para los comentarios. Solo decir que me encantan la idea y el planteamiento. Por lo que comentas sobre el sonido también me parece que el silencio o algo más simbólico puede funcionar mejor. No sé si todo el mundo entendería bien la relación de las frases con comenzar a tocar un instrumento (con algunas encaja muy bien, con otras tal vez no tanto, igual también depende de cuales vean primero).  La habitación blanca hiper-iluminada también me parece la mejor opción. Igual intermitente también podría funcionar.

Deja una respuesta